Las emociones y el aislamiento.

Ivonne Alejo

Las emociones y el aislamiento.

Aislado, encerrado, estresado, fuera de control.....

Las emociones son sin duda uno de los recursos que a diario empleamos los seres humanos dentro del afrontamiento a las diferentes situaciones que debemos vivir. En ocasiones damos un uso asertivo a ese recurso para adaptarnos, pero en otras podrían convertirse quizá en nuestro peor enemigo.

En este  blog tengo como intención el explicarte el por qué es conveniente el utilizarlas a tú favor y no en tu contra, especialmente en periodos de aislamiento como el que actualmente enfrentamos a nivel mundial en ocasión de la pandemia del Covid-19.

La activación que producen las emociones es la evidencia de que existimos, como otros lo dirían "estamos vivos", pero en ocasiones realizamos un gran esfuerzo por no sentir eso que acompaña la emoción (hiperventilación, sudor, presión entre otras) e incluso todos los pensamientos que se derivan después de sentir (peligro, daño inminente, frustración, impotencia, etc.) y ni se diga las conductas que emitimos para salir de esa situación que evaluamos como desafortunada (por ejemplo huir o escapar).

Entonces que hacer cuando...

Llegó la emoción y por ende la activación físiológica

Detente un momento a explorar la emoción que te acompaña; que partes de tu cuerpo están respondiendo a esa emoción (puedes cerrar los ojos para que logres concentrarte) y decirlo en voz alta para hacer conciencia de ello. Después de un tiempo abre los ojos de nuevo y retorna a la calma (es un simple ejercicio de evidencia), no te va a pasar nada, simplemente tu cuerpo respondió y se activo.

Apareció ese pensamiento de peligro en mi cabeza.

Cuando los pensamientos aparecen de manera repentina les denominamos pensamientos automáticos, Los pensamientos automáticos son mensajes aprendidos y son de fácil acceso en la conciencia y representan lo que a diario nos decimos en relación con las cosas, las personas y el contexto que nos rodea.

Compartir

No existen comentarios